El interior senegalés Maurice Ndour, que militó la última temporada en el Real Madrid, también se marcha a la NBA. Será compañero de equipo de Willy Hernangómez en los New York Knicks… y compañero de división de Sergio Rodríguez, que jugará en los Philadelphia 76ers.

Ndour, de 2.03 metros y con un físico privilegiado (envergadura de 2.23 metros), ya dejó buenas sensaciones el pasado verano en la ‘Summer League’ con los Knicks (9,6 puntos, 4,8 rebotes y 2 tapones) y más tarde fichó por los ‘Mavs’, aunque estos terminaron descartándole de su plantilla días antes de que comenzase la temporada. Pero además tiene un pasado particular… en Asia.

Maurice es un tipo con una curiosa historia detrás. Se formó en Japón. Siendo un adolescente fue visto en un torneo de baloncesto local y le ofrecieron marcharse al país asiático, para continuar formándose allí académica y deportivamente. «Me dije, ¿por qué no? Era una oportunidad de salir de Senegal y vivir mi sueño del baloncesto”. Creció de la mano de Okayama Gakugeikan, convirtiéndose en uno de los grandes proyectos baloncentísticos que estaban en el país nipón y siendo reconocido como MVP en la selección de las estrellas los años 2009 y 2010.

Ese mismo año, en 2010, ganó un concurso de speech…¡en japonés!

Desde Asia se marchó hasta Estados Unidos para continuar su formación con la Universidad de Ohio (tras un paso por Monroe College), al mismo tiempo que competía en alto nivel. Llamó la atención en la NCAA, por sus amplias posibilidades en la cancha. Sus promedios el último año fueron de 16,1 puntos, 8,4 rebotes, 2,1 tapones y 1,6 asistencias con un 45,6 % en triples.

Maurice ya fue noticia en la cita mundialista celebrada en nuestro país (2014), ya que al mismo tiempo que jugaba frente a los mejores jugadores del mundo, también estudiaba ‘Tecnología de la Información‘. Para él la vida, a pesar de ser profesional en el difícil mundo de la canasta, no es solamente baloncesto. “Siempre hay que ser el que más duro trabaje tanto fuera como dentro de la pista, eso significa también tomar clases y cuidar tu educación”.

Habla cinco idiomas entre los que -obviamente- se encuentra el japonés, con tres dialectos diferentes. También es reconocido un gran fan de Kevin Garnett. Ahora podrá luchar por su sitio en la NBA.