La temporada pasada pesaba 113 kilos y ahora, después de ganar un anillo con los Spurs y colgarse la medalla de bronce con Francia en la pasada Copa del Mundo celebrada en España, Boris Diaw está en 124 kilos. Ha engordado 11 kg en apenas un año, algo que no agrada demasiado a Gregg Popovich, que hace pocos días comentó algo al respecto del peso del interior francés: “Boris está tomando piñas coladas. Tenemos una apuesta donde adivinamos su peso. Tiene que empezar en 124 kilos”.

Los Spurs quieren que pierda peso para que continúe siendo un jugador importante en el esquema del equipo y para ello «motivan al jugador» a base de talonario. Según ha informado Amin Elhassan de ESPN Insider la franquicia de Texas ha incluido clausulas en el contrato del francés por las cuales puede ganar hasta un total de medio millón de dólares si no rebasa los 115 kilos en tres fechas clave del curso. Es decir, si próximamente pierde 9 kilos ‘solamente’ podría comenzar a lograr objetivos, algo que no obstan te parece no preocupar demasiado al ala-pívot que contestó a las declaraciones de su ‘coach’ sobre su peso subiendo una foto con una copa de vino en su perfil de Instagram y dejando caer el siguiente mensaje: “Sin problemas Pop ¡sólo un vaso de vino y entrenamientos diarios!”.

Loading

No worries pop only one glass of wine and daily workouts!

View on Instagram

La intención de los Spurs con este llamativo e innovador contrato es la de que su jugador se ponga poco a poco en perfectas condiciones y por ello le pagarían esos 500.000 dólares a plazos. Lo detallamos:

  • Si pesa 115 kg o menos el próximo 25 de octubre recibirá por parte de la franquicia 150.000 dólares.
  • Si pesa 115 kg o menos después del ‘All-Star Weekend’ recibiría otros 150.000 dólares.
  • Si al finalizar la liga regular pesa 115 kg o menos recibiría 200.000 dólares.

Es conveniente recordar que Boris Diaw renovó con los San Antonio Spurs este verano para las próximas cuatro temporadas y un total de 28 millones de dólares.