En nuestro continente hemos visto muchos intentos de poner en marcha ligas internacionales europeas a lo largo de la historia, pero pocas de ellas tienen una historia tan curiosa como la European Professional Basketball League, nacida (y difunta) en 1975.

Lo llamativo de la European Professional Basketball League (EPBL) es que era una competición internacional por equipos jugada en Europa… pero cuya propiedad y cuyos participantes eran casi en exclusividad estadounidenses. A pesar de jugarse entre equipos de España, Bélgica, Suiza Alemania Occidental e Israel, el capital y la participación provenía de Estados Unidos.

España tenía un equipo en la competición. En principio iban a ser dos, los Catalan Estels, en Barcelona, y los Madrid Superstars, en Madrid, pero finalmente fueron fusionados temporalmente, creando así los Iberia Superstars. Los dueños de la «franquicia» eran Allen Becker, un hombre de negocios de Houston, y el periodista español Carlos Pardo. Su jugador más conocido era Jeff Halliburton, primo de Julius Erving. El mítico Del Harris era su entrenador. Raimundo Saporta y la ACB estuvieron en contra del proyecto desde el primer momento, y el mismo Saporta evitó que se jugasen partidos en Madrid.

Los otros clubes participantes eran los Belgium Lions, Israel Sabras, Munich Eagles y Swiss Alpines. Los cinco equipos debían jugar diez veces entre ellos para un total de 40 partidos por conjunto. Después se celebrarían unos playoffs. Para poder ser una competición oficial con el beneplácito de la FIBA, la federación impuso la norma de que no podían participar jugadores europeos de más de 30 años.

Las normas eran exactamente iguales a las de la ABA estadounidense. Se jugaban cuatro cuartos de 12 minutos, con un reloj de posesión de 30 segundos, y ya se incluía la línea de 3 puntos, algo que tardó casi 10 años más en verse oficialmente en Europa. Los jugadores eran eliminados tras su sexta falta, salvo que se prefiriera conceder un tiro libre extra al rival en cada falta a partir de ese momento (en ese caso el jugador podía seguir jugando). Si un jugador hacía una falta muy dura se le podía expulsar durante dos minutos, como en el balonmano.

La competición arrancó el 17 de enero de 1975. Para el 27 de marzo la situación ya era crítica, y se anunció que la temporada regular se recortaría en 10 partidos. Solo tres días después todo se paralizaría, con los equipos belga y suizo negándose a viajar a Israel con la excusa de una serie de atentados que se habían producido, pero con la motivación real de que sus pérdidas económicas eran enormes y no querían viajar.

El 31 de marzo terminó la European Professional Basketball League con la siguiente clasificación:

  1. Israel Sabras. Balance de 20-10. Proclamados campeones.
  2. Belgium Lions. 17-10
  3. Swiss Alpines. 15-13
  4. Munich Eagles. 10-18
  5. Iberia Superstars. 7-18

¿Cuál fue el mayor problema de la European Professional Basketball League? Que no le hizo gracia ninguna a las instituciones europeas. La FIBA se opuso frontalmente a su existencia, y amenazó con represalias a cualquier federación que apoyase el proyecto.

La EPBL duró una única temporada.