«No cambiaría mi historia». Forjado en un barrio complicado de Nueva York, Omar Cook logró hacerse un nombre como leyenda del baloncesto callejero neoyorkino. De Brooklyn a Europa pasando por una NBA que no fue lo que él esperaba. Esta es la historia de Omar Cook.