Es uno de los pioneros de esta modalidad deportiva. Incluso, como dice, antes de que la FIBA creara unas reglas y la convirtiera en deporte olímpico. Sergio de la Fuente es un habitual en los torneos internacionales 3×3 con la camiseta de la selección… y un apasionado del baloncesto.

“Cuando tenía 11 o 12 años bajaba al parque debajo de mi casa y me pasaba el día jugando al baloncesto. Si nos juntábamos diez amigos, jugabas un 5×5, pero la mayoría de las veces, éramos menos y jugábamos al 3×3. Creo que, mucho antes de que se creara la modalidad del 3×3, a mí ya me encantaba jugarlo” afirma un Sergio de la Fuente apasionado por el baloncesto.

El ala-pívot vallisoletano expresa su pasión por el baloncesto, algo que es a la vez una de las causas de su especialización en el 3×3. “Cuando acaba la temporada de 5×5 tengo la necesidad de seguir jugando al baloncesto. Al principio probé en el 1×1…”– llegó a ser subcampeón mundial del Red Bull King of the Rock, una competición disputada en la cárcel de Alcatraz – “…y luego apareció el 3×3 y me encantó desde el primer momento. Al final me da la oportunidad de seguir jugando en el verano al deporte que me gusta. Tiene sus diferencias, pero al final sigue siendo todo baloncesto.”

De la Fuente compagina el 5×5, en el que es una de las piezas importantes del Clínia Sur-Aspasia Real Valladolid de LEB Oro, con el 3×3. A dos campos ha sido internacional de formación en todas las categorías, consiguiendo dos medallas de bronce en los Europeos U20 de 2008 y 2009, compartiendo generación con Pablo Aguilar, Xavi Rabaseda, Quino Colom, Pere Tomas o incluso Ricky Rubio. Con casi 200 partidos en la LEB Oro, lleva desde 2014 defendiendo los colores del equipo vallisoletano, actual líder de la competición.

En media cancha es uno de los jugadores más utilizados por Jaume Comas en la selección masculina 3×3, consiguiendo la plata de los Juegos Europeos de Bakú 2016. “Cuando me llamó Jaume para la primera concentración empezó mi aventura en el 3×3, cumpliendo el sueño de cualquier jugador, que es defender la camiseta de tu país” afirma Sergio de la Fuente, que asegura que “hemos estado compitiendo en todos los campeonatos, pero es cierto que hemos tenido mala suerte algunas veces y tenemos la espina de haber conseguido una medalla en un Europeo, que hemos estado muy cerca varias veces.”

De la Fuente asegura que sus características le favorecen para practicar el baloncesto 3×3, “porque se necesita ser alto pero móvil, tener tiro exterior, fuerza para defender a jugadores más altos… es un baloncesto más dinámico y físico que se adapta muy bien a mi juego,” y le encantan las competiciones 3×3 porque “acaba un partido y en muy poco tiempo empieza otro. No te deja tiempo a pensar en errores. Se trata de volver a jugar, de arriesgarte y es posible que todo lo que no hayas metido en un partido, entre un par de horas después.”

De la concentración de Valencia asegura “que es una gran iniciativa, porque nos deja tiempo para trabajar y poder competir entre nosotros al estar 12 jugadores reunidos”, además de que está sirviendo para la convivencia con sus compañeros: “los jugadores del mundo 3×3 nos llevamos bien, nos conocemos de los torneos de verano, pero siempre es bueno una concentración para estar más tiempo juntos.”

Artículo: FEB