Ese era el plan del Madrid, que los argentinos (o el ARGENTINO) llegaran para dotar a la buena base de los pasados tres años con algo que es difícil de entrenar, la mala leche competidora en tiempo y lugar .Vale que la Copa, de los tres torneos que juegan el Barça y el Madrid, es el menos grande, es el primero pero también es el más mediático. Antes también era el más divertido por aquello de las sorpresas, pero hace años se impuso la ley marcial. Con todo eso, es innegable que de Navidades para acá, el Madrid salió de la crisálida de las dudas para estar convertido en Febrero en un equipo sólido, fiable, que corre menos pero que defiende mejor.

Ayer fue un domingo sangriento, la primera parte no fue muy vistosa aunque los tapones, las potentes penetraciones contra nadie de Satoransky y alguna filigrana de Rudy animaban.El Barcelona con Marcelinho caído en desgracia ha dejado de jugar el pick and roll central, Huertas-Tomic, que era el recurso fiable en las tardes que Navarro no podía estar. Pero ayer ni eso.

Ahora, Tomic, contra el mundo hizo un partidazo, hizo daño en la pintura blanca, donde no hay un cinco de referencia que pare a otro cinco.

Quien sí que ejerció como center pero ante las penetraciones de los pequeños y balones doblados fue Nocioni, al cual le conocimos como un tres, ahora es un 4 y ayer hizo por momentos de cinco. Con ese fuego en el pecho veremos si no sigue jugando hasta que sus condiciones físicas le hagan ponerse de seis, pero con mucho valor. Interpretó la carencia de su equipo a la perfección, intimidar, gritar, mostrar rabia, complementar la calidad y personalidad de los exteriores estrella, insulares de nacimiento.

En esta Liga Endesa, Chapu había puesto 8 tapones en 20 partidos, ayer fueron la cantidad de 4…

No solo fue un aspecto escénico para su equipo, se trataban de 8 puntos en bandejas o mates (jugándose el tobillo), y 8 puntos en un partido contra e Barça es infinito. También es cierto que Nocioni fue un poco bombero, porque en varias jugadas de fondo consecutivas, la pizarra blaugrana pilló por sorpresa a los defesores del Madrid.

La apuesta de Laso de jugar sin 5 puro, le salió bien (solo Bourousis jugó algunos minutos). Ayón corrió a línea de fondo donde Chacho y Rudy le encontraron para que terminara algunos 2×2, el mejor Ayón desde que llegó.

Pero el gran momento táctico de la tarde apareció a 5:47 minutos para terminar el último cuarto, Xavi Pascual decidió jugarse el final igualado sin bases y con Navarro-Oleson-Abrines, es decir, ni bases, ni treses. Sabiendo que el Madrid suele poner en los grandes momentos a dos bases juntos (sí, ya sé que no os parece que Llull sea un base puro, pero lleva al menos 3 temporadas y media haciendo ese oficio como titular y ya casi no hay debate, es un base-escolta).

Fueron 7 posesiones del Barcelona, donde solo anotó fácil y ordenado en un 2+1 de Tomic, el único sistema que desarrollaron en ese tiempo.También aquel triple de Navarro a 9 metros desequilibrado,pero sin sistema, ni espacios. No pudieron construir situaciones pero aún así llegaron con vida al último minuto, en la famosa defensa de Sergio Rodríguez sobre Navarro, el Madrid presionó a los escoltas y obligó a Doellman a ejercer de subidor de la pelota. Navarro no pudo recibir pase de vuelta, el movimiento quedó roto y encima a Doellman se le resbaló el balón, pero tampoco estaba solo…

Nocioni tenía su colmillo cerca de él.

Maciulis y Llull no brillaron en ataque pero aportaron cosas interesantes en defensa.

Para la ofensiva ya estuvieron Rudy, Nocioni, Ayón y Sergio Rodríguez.

Espero que ustedes disfruten de este vídeo.